Poesía VI – Quevedo

“Retirado en la paz de estos desiertos,                                                               reading
con pocos pero doctos libros juntos,
vivo en conversación con los difuntos
y escucho con mis ojos a los muertos.”

Queridas amigas:
Hoy os recuerdo una magnífica poesía de Quevedo.
Amor constante, Quevedo
Esto dicen de ella en “Mil años de poesía española”:

Es el mejor poema de Quevedo y uno de los mejores de la literatura española. Lo es por su andadura formal, que culmina en el paralelismo de los tercetos; lo es por la sentenciosidad de su final, anticipado implícitamente desde el primer verso; lo es por sus imágenes, y lo es, en fin, por la trascendencia y complejidad de su mensaje, paradoja amorosa afín al “vivo sin vivir en mí”; el poeta, cuya alma está donde su amada, por amor, desea vivir en la muerte, siendo el caso que por amor deseó la muerte y, de hecho, vivió muerto, sin alma.

Quevedo

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Rincón del poeta. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s