Ah! le deux chevaux

Deux chevaux Mecedora¡Qué maravillosos recuerdos nos trae el Dos Caballos familiar! ¡Qué momentos! Para ir al campo, quitábamos el asiento de atrás y cabíamos de pie unos ocho o diez niños. El 10 de Julio, día de San Cristóbal, patrón de los conductores, lo adornábamos con flores y salíamos en procesión por el pueblo.

Era gris, con la capota de lona que se enrollaba. Citroen-2CV_Berline_1963El día que llegó a casa, cuentan que cierto niño se abrazó a él gritando “mi cochecito, mi cochecito”. Cuando ya era viejito, se solía quedar parado en los momentos más inoportunos. Para ello había en la guantera un cartelito preparado que decía “AVERIADO“, que se colocaba con total parsimonia en el salpicadero a la espera de la llegada del técnico de turno. Al ver la tranquilidad con la que nos tomábamos (por repetida) la inconveniencia, nos llegaron a decir si no teníamos ascendientes sajones.  índice

Buscando una funda para la tabla de planchar, encontré esta y, claro, no pude resistirme: Deux chevaux Funda plancha 1

Había también de Londres, Nueva York y Roma, todas bonitas y originales, todas con un toquecito de color.Deux chevaux Funda plancha

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cajón de sastre. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Ah! le deux chevaux

  1. Catherine dijo:

    Querida hermana:
    Recordarás que estas navidades tuvimos la gran oportunidad de visitar a nuestro querido hermano en Paris donde nos paseo alegremente por toda la capital. Cuando llegamos a los campos Eliseos nos quedamos maravillados de la decoración navideña.Y en los numerosos puestos que allí había, me pasó lo mismo que a ti con la funda de la tabla de planchar, y es que tampoco pude resistir a comprar este poster con el “deux chevaux”.
    En ese dos caballos familiar aprendimos a conducir los siete hermanos, de lo cual deduzco que cuando se quedaba parado se quejaba con algo de razón.

    P:D: luego te mando la foto del poster por si la puedes poner.

    • Miss Bennet dijo:

      ¡Qué alegría me dio recibir tu carta, hermana! Retengo en mi memoria ese viaje a París como un tesoro. ¡Y cómo olvidar el poster del “dos caballos” que compraste! Podrás ver en la entrada de fecha de hoy, 7 de Febrero, que lo he mostrado para que todas nuestras queridas amigas puedan admirarlo. Te doy las gracias por ello.
      El próximo día hablaré de París.

  2. jacinta dijo:

    Buscando en el rincón de la memoria, recuerdo un viaje de Alfaro a Tudela en el que tuvimos que dejar el “deux chevaux” en la cuneta, y con naturalidad su hermana sacó de la guantera el cartelito de “averiado”, cuando perplejo se quedó uno de los ocupantes, empero no impidió que con la misma naturalidad tuviéramos que elegir otro medio de locomoción para llegar a tiempo a la estación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s