Madrid, Madrid, Madrid…

Vamos a dar un paseo por el centro de Madrid, por la Puerta del Sol, kilómetro cero, y sus alrededores.Madrid Sol 2013-05-28 10.19.31

El restaurante Lhardy, http://lhardy.com/, situado en la Carrera de San Jerónimo 8, abrió en 1839. Leed en la web su anecdotario, que es muy interesante.

Madrid Lhardy 2013-10-08 11.57.46En la pastelería La Mallorquina, Calle Mayor 2, http://www.pastelerialamallorquina.es/, fundada en 1894, a principios de siglo se celebraban tertulias literarias. Los camareros vestían frac y hablaban francés.

Madrid Mallorquina 2013-10-08 11.52.31Casa Ferpal, en la Calle Arenal 7, http://www.ferpalmadrid.com/, está allí desde 1971. Su especialidad es el jamón, pero tiene muchas cosas ricas, además de cafetería y sandwiches.

Madrid Ferpal 2013-05-28 10.00.51

Por último, un chotis de Agustín Lara:
http://www.youtube.com/watch?v=7ghLFgMH5mg

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Algo de Madrid, Lugares y tiendas. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Madrid, Madrid, Madrid…

  1. Angeles dijo:

    MissBennet,sobresaliente en tus comentarios sobre Madrid, y las fotos, unamaravilla;

  2. Teresa Fernández dijo:

    Sólo pensar en esos establecimientos maravillosos que sin duda serían del agrado del genial Oscar Wilde (por el que tengo mucha debilidad y me parece que tu también-acabo de releer su “De profundis”: en inglés, of course.),me muero de envidia, pues imagino que habrás disfrutado de sus instalciones y gastronomía.Tendré que visitarlos en mi próximo viaje a la capital.

  3. Thomas dijo:

    Teresa! Queridaaaaa! qué alegría saber de tí y qué recuerdos tan entrañables!
    Y mi bien amada y nunca bien ponderada Lizzy, hoy debo reconocerme touché. Lhardy es una espinita pendiente. ¿no te epata recordar a tio Alfonso recogiendo el tupperware de Lhardy como quien come en Angel Pollos A l’ast?

    • Miss Bennet dijo:

      Mi querido Thomas:
      Cuando vuelva usted a Madrid, debemos visitar Lhardy, en efecto. Aparte de rememorar a tío Alfonso saliendo con su tartera repleta de crema de espinacas, sería merveilleux conocer el espejo del que Azorín decía: por el espejo de Lhardy “nos esfumamos en la eternidad”, o visitar el salón japonés, preferido del general Miguel Primo de Rivera (como sabrás, su esposa, Casilda Sáenz de Heredia, era de Alfaro). Por cierto que el libro que usted me prestó, “Riña de gatos”, de mi bien admirado Eduardo Mendoza, da una visión muy peculiar de su hijo, J.A. Primo de Rivera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s