Jane Austen

Orgullo y prejuicio (de Catherine)          Book 2013-04-28 16.19.09          Book 2013-04-11 12.00.58          La Central de Callao (rotulada)

En la entrada llamada “Miss Bennet” os hablaba de las obras de Jane Austen. Os presento una pequeña muestra de portadas de sus novelas.
La primera foto me la envió nuestra querida Catherine y desde aquí le doy las gracias. La segunda me la regalaron en la Navidad del 73 (del siglo pasado).
En la tercera foto aparecen dos de las obras menores de nuestra escritora favorita; os aseguro que son muy divertidas y sorprendentes.
La cuarta foto está tomada hace bien poco en La Central de Callao (os hablé de esta librería en “Rincón de lectura”). Como veis, nuestra autora no ha caído en el olvido; está de rabiosa actualidad en todas las librerías.

headcharmlg_1024x1024

¿Sabéis que la película “El diario de Bridget Jones” es una parodia de “Orgullo y prejuicio”? Pues sí. Incluso el protagonista se llama de la Brigette Jonesmisma manera: Mr Darcy. Aún más: el mismo actor, nuestro adorado Colin Firth, interpreta a Mr Darcy en la serie “Orgullo y prejuicio” de la BBC y, unos años más tarde, en Bridget Jones.

Tienes un emailHay una romántica y entretenida película llamada“Tienes un email” en la que la protagonista está constantemente leyendo “Orgullo y prejuicio”. Le dice así a su amigo cibernético: “Confesión: he leído Orgullo y Prejuicio unas doscientas veces. Me pierdo en su lenguaje. Palabras como allende, infortunio, regocijo…”

_______________________________

Flor rosa        Felicidades, hermanita:
http://www.youtube.com/watch?v=vks_g2-nEhI
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Libros, películas y canciones. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Jane Austen

  1. Thomas dijo:

    Mi querida Miss Bennet,
    aunque los negocios seculares me impiden asistir más temprano a su visita semanal, vd sabe, a no dudar, que mi afán y mi entusiasta espera es tanta y tan intensa que mi corazón palpita descarriado cuando se acerca el momento de cada nueva publicación.

    Y hoy especialmente me embarga y me emociona su post..
    ¿Pues no quedan en todos nosotros recuerdos maravillosos de aquellos días en Meryton? ¿no es verdad que allí vivimos algunos momentos encantadores? …
    ¿qué me dirán de aquella respuesta de Elisabeth cuando Fitzwilliam le pregunta qué espera de un caballero?
    – ‘Amabilidad, honor, generosidad y sinceridad’, le espetó ella, sin perder la compostura. Firme y severa.

    ¿y qué de aquel tono cómico cuando el mismo Fitzwilliam se refiere a sus dos motivos para no unirse a la compañía de dos damas que pasean?: ‘O bien desean contarse algún secreto, y no debo interferir; o bien saben que su figura luce mejor al pasear, en cuyo caso conviene pararse a contemplarlas’.

    Y a propósito de la contradicción, viene a colación su mención, hoy mismo, en la deliciosa velada que hemos tenido en gracia disfrutar ¿no es verdad que ha sido una reunión encantadora? Pero, ¿sinceramente os resultan atrevidos algunos de mis comentarios? ¿contradictorio decís? ¿pues acaso no es cosa del siglo toda la contradicción? ¿acaso debemos permanecer impasibles a los grandes avances mecánicos que vemos en aeronáutica y en la industria, la maquinaria de vapor, las revelaciones del llamado psicoanálisis, los nuevos argumentos de la evolución de las especies? ¿y no permanecemos, no obstante, frágiles como una hoja de espino al albur de la tormenta, sumisos al capricho del destino implacable? No extrañe, querida mía, esta afición a los misterios de la Edad Medioeval de nuestros jóvenes, que tanto gustan de lo románico, y que ya algunos tildan de moda y generación ‘romántica’ ¿podría resultar racional conjugar tanta confianza y tanta incertidumbre? ¿no es, cuando menos, desconcertante, si se mira bien?

    En fin, Miss Bennet, parafraseando una vez más al bueno de Fitzwilliam, ‘mi vida y mi felicidad están en sus manos. Desde que vivo en su blog (1), mis días y mis noches han estado en blanco’.

    (1) Sic en el original. Glosa manuscrita en 1812

    Siempre a sus pies, f.a.s.s, etc, etc,.
    Th.L.

    • Miss Bennet dijo:

      Mi muy estimado Mr Thomas,
      Con inmenso placer descubro que es usted también un gran conocedor y colijo que admirador de Jane Austen. Por diversas referencias en su comentario, veo que ha estudiado a fondo su novela “Orgullo y prejuicio” y que gusta de mencionarla. ¡Qué maravilla estar también hermanados en esto!
      Referente a la velada del pasado viernes, fue, en efecto, encantadora. Mucho hablamos sobre sus comentarios, que en absoluto me parecen atrevidos. Siento haber provocado el que usted pensara tal cosa. Me parecen, simplemente, obra de un loco, y lo digo sin ánimo de ofender, ya que fue esto exactamente lo que pensé también, “obra de un loco”, cuando leí “Amor y amistad” de la autora que nos ocupa. Así se lo hice saber a la persona que gentilmente me recomendó y regaló tal libro.
      Por último, ya que menciona las noches en blanco, me gustaría hacer una pequeña alusión a una novela corta del magnífico Dostoievski, “Noches blancas”, en la que un joven solitario y melancólico conversa con una muchacha, durante cuatro noches, sobre la vida, la soledad, la felicidad…

      [Las noches blancas son las últimas semanas de junio, alrededor del solsticio de verano, en las zonas de las regiones polares, en las que los atardeceres son finales, los amaneceres son principios y la oscuridad nunca es completa.]

  2. Lady Williams dijo:

    Mi muy querida Miss Bennet, mi querido Mr. Thomas,
    discúlpenme por no haber contestado a vuelta de correo a sus amables palabras, pero he estado algo indispuesta y no me sentía con ánimo para dictar mi correspondencia.
    Una vez repuesta de mis dolencias, quiero agradecerle, Miss Bennet, los encantadores retratos de las portadas de esos deliciosos libros. ¡Qué recuerdos más maravillosos traen a mi memoria!

    ¿No le parece, Miss Bennet, una delicia contar entre nuestros amigos con alguien tan culto y divertido como Mr. Thomas? Es una bendición en un siglo tan veloz y cambiante, desmemoriado e, incluso, ordinario, si me permiten la expresión.

    Querido Thomas, no se sonroje vd. si le digo que su estilo epistolar es típicamente masculino. El femenino, en palabras de Mr. Tilney, “sería perfecto si no adoleciera de tres defectos: falta de asunto, ausencia de puntuación y cierta ignorancia de las reglas gramaticales”. ¿No es encantador? ¿Comparte vd. su opinión en este sentido?

    Ah, M. B., qué estupendo verano vamos a pasar. Debemos felicitarnos por la excelente temperatura, que hará posible que nuestra estancia en el campo sea maravillosa. Espero verla pronto en nuestro castillo. Entre tanto, transmita mis mejores deseos a su esposo.

    Siempre suya, Lady Williams.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s